Kabiosile: afro cuban music from the source


Sign up for Kabiosile's Bata Drumming Newsletter:


Los Tambores de Bata

Los tambores consagrados de batá (Añá)

En África los tambores de batá pertenecían a los reyes y solo se tocaban para ellos. Hasta hace muy poco en las últimas décadas en Cuba los tambores solo se tocaban en las presentaciones de los nuevos iniciados (iyawos) a la comunidad y a los tambores Añá, el orisha o deidad que vive dentro de los tambores. Los tambores de Bembé o Güiro (shekeres) eran usados para todas las demás ceremonias. Hoy los tambores de batá son tocados mas frecuentemente y por diferentes y variadas razones (como: el cumpleaños de santo de un santero, o para agradecerle a algún orisha o santo que es como se le dice en Cuba).

Los tambores de batá son un conjunto de tres tambores cilíndricos, para tocarlos se colocan atravesados sobre las piernas, son hechos de una madera muy fuerte y sus extremos abiertos son cubiertos con cuero de chivo. Un extremo es más grande que el otro, y ambos extremos son percusivos. La abertura más grande del tambor es llamada "inu" o boca y la pequeña "chacha". Al tambor más grande se le llama Iya (madre) y está dedicado a Yemaya. El mediano se llama "Itotele" y está dedicado a Ochun, el tambor más pequeño esta dedicado a Chango y se le llama "Okonkolo." 

Existen probablemente menos de 100 grupos de batá consagrado en todo el mundo. Los que no son sagrados se les llaman tambores Abericulá.

Al comenzar un tambor o celebración se les toca directamente a los orishas, generalmente frente al trono o canastillero donde viven los orishas. A este ciclo de ritmos se le llama Oro Seco ya que no se canta (aunque en Matanzas se le canta al orisha que se le esta haciendo honores al final del Oro Seco). Cuando el oro se le toca frente a los orishas también se llama "igbodu."

Siguiendo al Oro Seco se le toca un ciclo de ritmos en un área abierta, esta vez con canciones y se llama Oro Cantado, durante este ciclo los santeros saludan al tambor poniendo sus frentes en el piso y después en el tambor.  Después del Oro Cantado es que realmente comienza la fiesta (o "wemilere" en Lucumí). El gallo o Akpon (cantante líder) ahora es libre de cantar en el orden que lo desee y el tiempo que desee para cada orisha, rezándole o invitándole a bajar a la celebración poseyendo a uno o mas santeros. Una vez que los orishas están presentes el tambor Iya debe prestar particular atención a sus movimientos ya que es el orisha quien pide hacer ciertos cambios en el ritmo. 

La relación percusiva de los tres tambores es una conversación entre ellos, el cantante, el coro, los orishas y Olofi (Dios), es por esta razón por la que hablamos del "lenguaje del tambor".